miércoles, 6 de agosto de 2008

Conclusión

Si las guerrillas intentan acumular fuerzas y legitimidad y alcanzar éxitos políticos significativos en la situación actual, deberán deslindarse claramente de sus enemigos a fin de atraer aliados y concebir así una forma de victoria que responda a una alianza y no tanto a las virtudes absolutas de los combatientes.











3 TIPOS DE GUERRILAS:


-FARC: Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo o FARC-EP son un grupo guerrillero que se autoproclama marxista-leninista.Opera en el país homónimo y en las regiones fronterizas de Venezuela, Ecuador, Panamá y Perú. Son partícipes del conflicto armado colombiano desde su conformación en 1964 y son dirigidas por un secretariado de siete miembros que estuvo bajo el comando de Pedro Antonio Marín, conocido por los alias de Manuel Marulanda o Tirofijo hasta su fallecimiento en marzo de 2008, desde entonces su comandante en jefe es 'Alfonso Cano'.
Las FARC son consideradas como una agrupación terrorista por 31 países (Colombia, Perú,Estados Unidos,Canadá y la Unión Europea). Los gobiernos de otros países latinoamericanos como Ecuador,Bolivia[cita requerida], Brasil, Argentinay Chile no le aplican esta calificación. El Gobierno de Venezuela ha solicitado que se le otorgue un estatus de grupo beligerante a las FARC y no las considera terroristas.
Hacen presencia en 24 de los 32 departamentos de Colombia sobre todo al sur y oriente del país, concretamente en Putumayo, Huila, Nariño, Cauca y Valle del Cauca. Se ha reportado la existencia de operaciones militares y campamentos en los países que tienen frontera con Colombia, como Venezuela,Ecuador,Panamá y Brasil.




-EZL: El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es una organización político-militar cuyo mando tiene por nombre Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General (CCRI-CG) del EZLN, derivado de su composición mayoritariamente indígena. Salió a la luz pública en el estado mexicano de Chiapas el 1 de enero de 1994 al tomar varias cabeceras municipales el mismo día que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
La teoría y la praxis
zapatistas lo colocan a la par de otros movimientos de la llamada posguerra fría, tales como el sin-tierra brasileño, el piquetero argentino, el cocalero boliviano, el okupa europeo, o el antiglobalización de sectores de las sociedades urbanas; ligados a un discurso y un quehacer etiquetado como contracultural que algunos autores identifican con una supuesta Generación Zde movimientos de izquierda y anticapitalistas que no buscan, a diferencia de otros movimientos estadocentristas, la toma del poder estatal.
Su lucha, a la que se puede dar un seguimiento de la mano de sus seis declaraciones políticas, se puede expresar con tres planteamientos mínimos que van de lo local a lo global:
La defensa de derechos colectivos e individuales negados históricamente a los pueblos indígenas mexicanos.
La construcción de un nuevo modelo de nación que incluya a la
democracia, la libertad y la justicia como principios fundamentales de una nueva forma de hacer política.
El tejido de una red de resistencias y rebeldías
altermundistas en nombre de la humanidad y contra el neoliberalismo.




-SENDERO LUMINOSO: Sendero Luminoso (cuyo nombre oficial dice ser Partido Comunista del Perú - Sendero Luminoso, PCP-SL), es una organización terrorista peruana de tendencia maoísta. La meta de Sendero Luminoso era reemplazar las instituciones burguesas peruanas con un régimen revolucionario campesino comunista, presumiblemente iniciándose a través del concepto maoísta de la Nueva Democracia. Desde la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso, en 1992, sólo ha tenido actuaciones esporádicas. La ideología y las tácticas de Sendero Luminoso han tenido influencia sobre otros grupos insurgentes de corte maoísta como el Partido Comunista de Nepal y otras organizaciones afiliadas al Movimiento Revolucionario Internacional.
Ampliamente condenado por su brutalidad, que incluye violencia aplicada contra los
campesinos, dirigentes sindicales, autoridades elegidas popularmente y la población civil en general,es considerada una organización terrorista por el gobierno del Perú, además de la Unión Europea y Canadá los cuales prohíben proveerle de fondos u otro apoyo financiero. Además de esto, Sendero Luminoso está en la lista de organizaciones terroristas extranjeras del Departamento de Estado de los Estados Unidos.
En 1997 América Latina, y especialmente Perú, Colombia y México, ingresa en una nueva era de la lucha política armada con movimientos de guerrilla más autónomos, más fuertes y más legítimos que los de los años 60 y 70, como reacción en contra del proceso de globalización llevado a cabo por los aparatos del Estado nación en franco desmantelamiento. La toma de conciencia de la actualidad del fenómeno [y no de su "arcaismo"] proviene indudablemente de la experiencia innovadora del Ejército Zapatista de Chiapas. A partir de enero de 1994 las guerrillas colombianas o mexicanas, herederas de las de los años setenta, son liberadas de la acusación de ser agentes del extranjero.

Las guerrillas son más legítimas que nunca en su enfrentamiento actual con el Estado. El Estado nacional ha perdido legitimidad después de veinte años de conducir la desnacionalización de la economía y la liquidación de los servicios públicos [salud y educación] a un costo social muy elevado. Sin embargo las guerrillas están siendo estructuralmente desviadas de su enfrentamiento-negociación binaria con el Estado nacional mediante la imposición de la presencia de los narcos pertenecientes a la lógica neoliberal, aun si combaten seriamente al Estado.



La guerrilla se dirige hoy en día contra los aparatos del Estado-nación que han perdido legitimidad en el proceso acelerado de globalización.
Durante los años 60-70 los aparatos de Estado se mantuvieron como gestores de los recursos nacionalizados y de los servicios públicos. El Estado-PRI en México, el Estado liberal conservador colombiano, el Estado velasquista y más tarde aprista de Perú, el Estado radical, social cristiano o social demócrata de Chile, dirigían una redistribución desigual aunque pactada dentro del marco proteccionista del Estado nacional y de la estrategia de sustitución de importaciones.
La evaluación efectuada por las guerrillas actuales a propósito de la relación material de fuerzas en contraposición con la legitimidad es más realista que la de los años 70. La posición del Estado en esta relación de fuerzas se degradó como resultado de la presión neoliberal americana que lo conduce al suicidio. Pero es difícil que las guerrillas cosechen toda la legitimidad perdida por el Estado en un juego de suma cero, debido a la legitimidad relativa de la violencia narco jugando un papel económico de redistribución relativa en beneficio de las capas populares.

No obstante, estas guerrillas son necesariamente más independientes del sistema internacional de lo que fueron sus antecesoras, que se desgarraban en discusiones teológicas surgidas del campo del Este.
Ahora están mejor armadas, más apoyadas en configuraciones socio antropológicas y son más capaces de maniobrar y negociar políticamente en el marco nacional del que reivindican no la destrucción sino la restauración.